Statuas d Sal

LA BANDA SONORA DE IBIZA

Compartimos una hora con los antiguos componentes de la banda más mítica que ha tenido la isla. Sueños de Libertad es la excusa perfecta para que, por un día, se junten de nuevo en el escenario.

Texto: Pablo Sierra del Sol

Fotos: Muchigrafía

Construyeron con paciencia, cariño, risas y una buena dosis de descaro cuando tocaban en directo una carrera que duró más de veinte años y dejó media decena de discos que contenían himnos que cantarían de memoria muchísimos ibicencos. David Serra (voz y bajo), Omar Gisbert y Joan Barbé (guitarras), Juanma Redondo (teclados) y Fernando Hormigo (batería) se sientan alrededor de nuestra grabadora en el estudio Tupra de Sant Josep para recordar aquellos tiempos en los que recorrieron España tocando los temas que convirtieron a Statuas d Sal en el grupo más emblemático que haya surgido en Ibiza. Aunque lleven casi cuatro años trabajando por separado en proyectos ajenos a la banda que decidieron disolver, no han perdido química ni camaradería. En abril volverán a demostrar su talento cuando participen en la tercera edición de Sueños de Libertad. Será una única ocasión para volver a corear temas como Hoy por hoy, Lo que hay que ver, La isla hotel, Bruno, Puntos suspensivos, Klosing Fiesta o La cura. Y es que, pese a haber jubilado a Statuas, ya lo dijeron ellos: Un día es un día.

¿Por qué os juntáis para hacer un único concierto cuatro años después de haberos separado?

David: La idea nos la propuso Adrián Rodríguez. Después de hablarlo entre nosotros vimos que era una manera de dar apoyo a Sueños de Libertad. A nosotros, con un cartel como el que tiene este festival, nos parecía una muy buena idea participar. Después de cuatro años teníamos mono de tocar. Todos vivimos en Ibiza, desde donde desarrollamos nuestras propias carreras, y era muy fácil que nos juntáramos ese día. También nos apetecía formar parte de Sueños de Libertad porque era una buena manera para dar a conocer el DVD que vamos a editar con el directo de nuestro último concierto y el documental que estamos preparando. ¿Qué mejor manera que vender un directo que tocando en directo? Los que no tuvieron la oportunidad de venir a ver nuestra despedida en 2013 ahora no van a tener excusa.

¿Habéis tenido morriña de Statuas d Sal en este tiempo?

Juanma: ¡La morriña la vamos a tener siempre!

Omar: Quizás unos han tenido más que otros. David, Joan, Fernando y Juanma siguen más en activo. Yo, tal vez, soy el que menos toca porque ahora mismo no estoy en ningún grupo. Sí que echo de menos el contacto con el público y los directos.

Ahora estás detrás de las cámaras.

O: Exactamente. Normalmente, en la mesa de sonido. Me encargo del sonido de Projecte Mut y, al ver los conciertos desde allí, me entran más ganas de coger la guitarra.

D: Statuas no tiene en mente ninguna carrera musical ni sacar discos nuevos. Tocar por una circunstancia así, compartiendo cartel con artistas de la talla de Sidonie o Iván Ferreiro, nos hacía especial ilusión. No es que volvamos, nos juntamos para dar un bolo muy concreto. La propuesta de Adrián es fantástica y no podíamos negarle nuestro apoyo.

Fernando: Somos un grupo de amigos que quedan un día para recuperar sus canciones y reencontrarse con su público, pero no es un regreso.

¿Qué se os quedó grabado en la cabeza del que hasta ahora ha sido vuestro último concierto?

D: La entrega del público. Después de 23 años tocando, ver que 5.000 personas se entregaron de esa manera…

O: Y era un jueves y estuvo a punto de llover. Fue una manera muy bonita de despedirse, pero nos impresionó mucho a todos.

_P2A9248

Cuando Statuas echó a andar, internet era una quimera.

JM: Cuando empezamos, en vez de redes sociales había autoedición porque se vendían discos. Nosotros pillamos el principio de la gran época de las ventas y el final de esa era.

J: Fuimos unos preindies. Antes de que se pusiera de moda llevar ropa de leñador ya nos encargábamos nosotros de toda la edición de nuestros discos. Desde la portada a los arreglos de las canciones, pasando por las mezclas, todo lo hacíamos nosotros.

O: ¡Con un PC! No teníamos ni siquiera un Mac.

Entre Estatuas de Sal y La onda inestable, vuestros dos primeros discos, pasan seis años y se nota cómo ha madurado vuestro sonido en ese tiempo.

JM: Entre disco y disco siempre ha habido evolución. El grupo fue avanzando. Más que un cambio buscado fue un crecimiento.

D: Yo creo que influyó mucho los cambios que se produjeron en el funcionamiento de la industria. Al vivir en la isla, estábamos muy cómodos y la industria cambiaba de una manera tremenda. Nosotros vivíamos muy tranquilos y completamente ajenos a esos cambios. Al autoproducirnos, no teníamos a nadie detrás que nos dijera cómo teníamos que sonar. Eso fue muy positivo.

F: Era cómodo, no teníamos fecha para finalizar los discos.

D: Viendo la respuesta de la gente de Ibiza, estábamos encantados con cómo sonaban nuestros discos. Cuando salíamos a tocar fuera, también gustaba.

Al final de lo que se trata es de ser felices haciendo lo que más nos gusta.

D: Ahí le has dado.

O: El primer disco fue más rockero y en La onda inestable nos abrimos a otros ritmos que conectaron con públicos diferentes. En ese álbum tienes canciones como Merengue, Como un gato mojado, Imbécil… que llegaron a mucha gente joven. Cuando lo presentamos llenamos dos días seguidos el Casino de Ibiza. Fue algo imprevisto porque solamente teníamos concretada una fecha. Se vendió también muy bien. Más que un salto cualitativo en lo musical, que también lo hubo, nos quedamos con la conexión que se estableció con el público.

_P2A9454-Editar-2

Le pusisteis banda sonora a una generación de ibicencos que, entonces, éramos adolescentes.

O: La gente se hizo suyo ese disco. Aún algunos nos dicen que se han pasado su adolescencia escuchando La onda inestable o Fácil. En ese momento no éramos conscientes de lo que podía suponer nuestra música para los jóvenes ibicencos. Solamente veíamos que gustaba lo que tocábamos y que petábamos dos días seguidos una sala como el Casino.

D: Era una época en la que el público pagaba para verte. Ahora sería impensable. No hablo de 2001, en 2006 ó 2007 todavía ocurría. Eso no lo consigue cualquier grupo local.

F: En Ibiza ha habido y hay grupos y músicos muy buenos, pero creo que ninguna banda ha marcado tanto como Statuas. Quizás por eso duró 23 años y significó mucho para generaciones bien distintas. Persona que llegaba a Ibiza y le ponías La onda inestable se enamoraba del grupo. Mi mujer es un ejemplo…

D: ¡Tú la conociste así! [risas]

F: ¡Ya había escuchado el grupo cuando la conocí! [risas]

En cada uno de vuestros trabajos se nota mucho el cariño que le dedicabais a los procesos de composición, grabación y edición.

JM: Necesitábamos un proceso de tres o cuatro años entre disco y disco para grabar temas nuevos. No había contratos con discográficas ni giras que atender. La industria te obliga a grabar doce temas nuevos cada año y medio, tres o cuatro son buenos y el resto completan el empaquetado. Statuas tenía todo el tiempo del mundo para trabajar los álbumes. Podíamos desechar los temas que no nos gustaban, arreglar de otra manera los que ya estaban compuestos…

O: Había gente por la calle que nos decía “¿cuándo vais a sacar disco?” Entonces pensábamos: “Hostia, vamos a ponernos las pilas y a grabar los temas que tenemos guardados”.

D: Nos pegamos dos batacazos con la industria, pero si te fijas se quedan en nada cuando recuerdas lo que hemos gozado en cada concierto. Hemos sido un grupo que ha vivido intensamente.

Habéis dicho en muchas ocasiones que erais un grupo que hacía canciones pop que sonaban a rock cuando se tocaban en los conciertos.

F: Statuas era un grupo para disfrutarlo en directo. El público deseaba vernos. Había rachas que tocábamos fin de semana, sí, fin de semana, no, y lo disfrutábamos muchísimo.

JM: Desde la presentación de cada disco, que para nosotros era un evento muy gordo, hasta el concierto en el campo del Espanyol, o aquellas concierto que grabamos para una televisión japonesa… Hay cosas que han quedado ahí.

¿Qué fue lo más divertido que os ocurrió en la gira que hicisteis por toda España después de ganar el concurso de Vodafone?

J: La impresión de hacer el primer bolo en Barcelona, que estaba a reventar de gente, ¿os acordáis de aquellas chicas que se peleaban por quitarnos las camisetas?, fue una locura, de Beatles, en Sony, la discográfica, estaban locos con nosotros. Al día siguiente fuimos a San Sebastián, con mezcla de subidón y resacote. Creo que había diez personas en el público. A David se le ocurrió dedicarle una canción a casa una de ellas y se acabó el concierto [risas]. Fue la hostia de realidad más grande que me he llevado en mi vida. Aunque haya poca gente en el público, no puedes perder la motivación. Es tu trabajo y tienes que defenderlo en directo.

¿Dónde está el gusto de llevar la música que has compuesto al estudio?

J: Al principio no nos comíamos tanto el tarro en la producción. Los discos sonaban más a lo que nos salía, sin tener muy clara la dirección que queríamos llevar. Poco a poco, al empezar un disco, hablábamos entre todos para decidir cómo queríamos que sonaran esas canciones.

O: Producir es una palabra que la gente se toma muy a la ligera. En los comienzos hacíamos lo que podíamos: teníamos un PC para grabar de aquella manera, muchas veces sin opción de saber realmente qué estábamos registrando. No teníamos pasta para ir a grabar a un estudio grande, tampoco lo queríamos hacer en una semana, como nos pasó con el primer disco, que grabamos con Avispa. Las dos veces que nos hemos metido en un estudio en la península lo hemos finiquitado en diez días. La producción de La onda inestable duró casi un año. Merengue la grabamos David y yo un día en el estudio. No había nadie más aquel día. Él trajo unos acordes, metimos su guitarra, el bajo es un sintetizador, la batería la montamos a cachos, la percusión la hicimos frontando monedas de veinte duros.

O: Era una sensación de libertad fantástica. Podíamos meter seis guitarras diferentes en una canción. Cuando hicimos Un día es un día ya íbamos más claramente a por un sonido concreto.

¿Qué es para vosotros la industria musical?

D: Algo necesario. Si no existiera, nosotros no estaríamos aquí haciendo música, pero es muy cruel.

JM: La industria es el negocio de la música. Una cosa es el mundo de la música y otra, el negocio. No tienen nada que ver. La industria está dirigida por personas que no tienen nada que ver con los grupos, los conciertos, la vida del músico.

D: Pero sin ellos no se harían discos. Si quieres entrar en ese mundo tienes que achantarte y aceptar lo que hay. Luego está el indie, que se ha convertido en otro rollo paralelo a la industria más comercial. En los noventa parecía que eran algo más especial y ahora funcionan realmente de la misma manera que los grupos más convencionales. La industria se ha encargado de que así sea. La industria es cruel, pero necesaria.

_P2A9287

¿Qué música actualmente tiene personalidad para vosotros?

J: Y yo me pregunto: ¿qué lo define? ¿Si una canción suena en la radiofórmula y la escuchan millones de personas, quién soy yo para decir que están equivocados esos oyentes porque esa música no vale nada? Es como cuando nos decían que era una pena que Statuas no hubiera llegado más lejos. ¿Pero eso quién lo decide? Personalmente, yo escucho de todo. No tengo pudores: puedo escuchar desde reguetón a jazz, de death metal a indie. Si la canción es buena…

JM: Si el producto es bueno, da igual el estilo.

D: Estamos bombardeados de muchísimos grupos a través de internet. Lo curioso es que yo sigo escuchando lo de siempre. Radio3, que es muy plural y programa de todo, es mi ventana al mundo y de ahí voy sacando cosas que me gustan, pero siempre vuelvo a mis clásicos.

O: A mí lo que me pasa es que hay canciones de un artista que me parecen geniales y otras no me gustan nada. Incluso me pasa con bandas que escuchaba muchísimo y que fueron referentes en los inicios de Statuas, como los primeros discos de U2. Ahora hace seis o siete años que no escucho un disco suyo porque me dejaron de llamar la atención. Y aún así sus primeros trabajos me siguen pareciendo maravillosos.

D: Te tira más la canción que el artista según vas cumpliendo años. Cuando eres más joven idolatras más al personaje, te fijas en cómo viste, en cómo se comporta, y lo intentas imitar. Según vas creciendo se te va pasando esa fiebre y te fijas en cómo están hechas sus canciones. A nosotros nos encanta Pearl Jam. Con 18 ó 20 años fue nuestro referente. De todos, además. La movida del grunge nos llamó mucho la atención.

F: La onda de Nirvana, la figura de Kurt Cobain nos marcó muchísimo. Acabábamos de cumplir 20 cuando se suicidió.

Siempre es buen momento para actualizar el oído.

O: Uno nunca se cansa. Gracias a los conciertos que ha montado Adrián de Depedro en la isla he podido conocer a Jairo Zavala, que me parece un musicazo y es un gran tipo. Y ahora vamos a compartir cartel con él.

Volvamos a Sueños de Libertad. ¿Qué le aporta el festival a la isla?

D: Rock and roll, algo muy necesario. Y cuando digo rock me refiero más a la actitud que al sonido, que será muy plural.

JM: Ibiza necesitaba un festival digno.

J: Y exportable a todos los públicos.

JM: Sí, porque además del rock están incluidos otros estilos como el electrónico y el flamenco. Para prueba, la actuación de Fuel Fandango el año pasado.

O: El cartelito de festival se lo había colgado mucha gente que organizaba un evento con cuatro grupetes de colegas o montando conciertos en diferentes fechas.

JM: Que son iniciativas que están muy bien, pero la palabra para definirlos no es festival.

F: Es que la propuesta de Sueños de Libertad es muy sólida. La selección de bandas nacionales es fantástica. Son grupos muy punteros. Va a ser una suerte ver a Iván Ferreiro en directo. Volveremos a compartir cartel con Sidonie, que ya estuvimos con ellos en Mallorca. Tenemos mucha suerte de que alguien como Adrián apueste por traer grupos así.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: